Cuidar la alimentación del gato es fundamental para garantizar su buen desarrollo. Pero, ¿sabemos cómo debe comer este felino durante sus diferentes etapas de vida? ¿cómo es la dieta ideal de los gatos domésticos? En el post de hoy damos respuesta a todas esta cuestiones. Eso sí, si quieres profundizar más en este ámbito, puedes formarte con nuestro Máster en Nutrición y Dietética Veterinaria para adquirir un conocimiento profesional.

Alimentación del gato según su edad

Los gatos son carnívoros y tienen espíritu cazador. Por ello, deben alimentarse más veces al día, pero en pequeñas cantidades.

Eso sí, estas mascotas son bastante exigentes y especiales con la comida. Por lo que, para «romper con la rutina» y hacerle más atractivo el plato, podemos esconder porciones de alimentos y así, en forma de juego, el animal tendrá que «cazarlas».

En general, los gatos comen pienso seco y comida húmeda, pero en función de su etapa de crecimiento requieren un tipo de dieta u otra. Eso sí, su dieta debe ser rica en calcio y fósforo, proteína y l-carnitina para satisfacer todas sus necesidades.

A continuación, repasamos cómo debe ser la alimentación de los gatos domésticos según su edad. No obstante, como siempre, para saber cuál es el plan nutricional que mejor se adapta a tu mascota, te recomendamos consultar a un veterinario.

Gatitos

La alimentación del gato recién nacido (hasta las cuatro semanas aproximadamente) es exclusivamente la leche materna. Por ello, los gatitos nunca deben separarse de la madre antes de esa edad y, si eso pasa, es esencial incorporar una leche adaptada especial en su dieta.

Más de dos meses

Como a esta edad los dientes de los gatos todavía no se han terminado de desarrollar, lo más recomendable es ablandar con agua el pienso y, además, este debe ser de grano pequeño y acorde a su etapa de cachorro.

Elegir comida formulada para gatos cachorros es fundamental. En fase de su desarrollo, estos felinos requieren nutrientes específicos para que pueda darse un crecimiento sano. Asimismo, deberán ingerir en pequeñas cantidades, pero durante muchas veces al día (llegando a repartirle la comida hasta en una veintena de tandas).

Gatos jóvenes

A partir de los seis meses aproximadamente, la alimentación del gato será más variada (siempre priorizando aquella comida de calidad y formulada específicamente para gatos) y tu mascota se irá acostumbrando a nuevos sabores y texturas.

En este punto, es importante controlar en su dieta la ingesta de grasas para evitar el desarrollo de patologías renales, tan comunes en estos animales.

Gatos adultos

Cuando el gato ya cumple el año de vida, la dieta se irá manteniendo y adaptando según sus necesidades. La comida tendrá que ir variándose también para evitar que se acostumbren solo a unos sabores concretos.

Asimismo, habrá que tener en cuenta su estado de salud, nivel de actividad, lugar de residencia, patologías previas, entre otras cuestiones.

Gatos senior

Un gato se considera senior a partir de los 7-8 años. aunque puede variar en función de la raza. En este sentido, cuando los gatos van haciéndose mayores tienen más dificultad para digerir las grasas y las proteínas. Por ello, hay que escoger un plan de alimentación más digerible y fácil de masticar.

¿Qué alimentos NO pueden comer los gatos domésticos?

Para acabar, es importante conocer cuáles son los alimentos prohibidos en la alimentación de los gatos. ¡Apunta! Porque estos deberán quedar fuera de su dieta sí o sí.

  • Huevos crudos. Siempre deberán administrarse en pequeñas cantidades y cocidos previamente.
  • Cereales. Es mejor evitarlos, ya que pueden influir negativamente en su digestión.
  • Algunas plantas como la flor de Pascua, la adelfa o el lirio son tóxicas para estos felinos.
  • Alimentos azucarados: galletas, bollería y dulces industriales…
  • Uvas, ya que pueden causarles alteraciones renales.
  • Naranjas. Los cítricos no son una buena opción para los gatos; pueden causarles dolor estomacal y otras molestias digestivas.
  • El alcohol, obviamente, es tóxico y letal para estas mascotas.