fbpx

Un ATV veterinario es el profesional que da apoyo a los veterinarios en la consulta. Este perfil destaca por tener una serie de habilidades y cualidades específicas en la atención y el cuidado de los animales. Por ello, es fundamental adquirir una especialización como nuestro curso de ayudante técnico veterinario, que puedes realizar en nuestro centro de formación en veterinaria y salud animal

¿Cuáles son las funciones de un ATV veterinario?

Un asistente técnico veterinario (ATV) ofrece asistencia a los veterinarios en labores de apoyo y también colabora en la organización y gestión de los recursos en clínicas de salud animal. Además, este profesional puede recibir a los dueños de las mascotas y ejercer de mediador entre los veterinarios y los clientes.

A continuación, vemos de forma más específica qué puede hacer un técnico veterinario: 

Atención a los clientes y a sus mascotas

El ATV en veterinaria se ocupa de recibir y atender a los dueños y responsables de las mascotas, así como de tomar toda la información referente al estado del animal. Sobre esto último, también entran las tareas relacionadas con la gestión administrativa en un centro veterinario.

Otras función de los ATV es ofrecer sujetar a las mascotas correctamente y ofrecer asistencia psicológica tanto a los animales como a los clientes para transmitirles tranquilidad y comprensión.

Toma de parámetros

Uno de los principales cometidos del auxiliar técnico veterinario es realizar una revisión inicial que recoja los parámetros necesarios para definir un diagnóstico. Hablamos de la medición de parámetros como la toma de temperatura, la frecuencia cardíaca y la revisión del peso, así como otras comprobaciones que ayuden al veterinario a determinar posibles alteraciones en la salud del animal.

Recogida de muestras

Junto a la toma de parámetros básicos, otra acción esencial para establecer un diagnóstico veterinario es la recogida de muestras biológicas, ya sea de sangre, orina o fecales. Asimismo, el ATV se ocupa de preparar los instrumentos necesarios para realizar los análisis de laboratorio.

Apoyo al veterinario en consulta

Un asistente técnico en veterinaria es la mano derecha del veterinario. Así pues, puede asistir a este profesional en las revisiones e intervenciones a animales. En ocasiones, incluso, participa en algunas tareas auxiliares como la limpieza de oídos, la administración de fármacos y de vacunas o en la extracción de sangre, por ejemplo.

Asimismo, un ATV veterinario también se encarga de asistir al veterinario en intervenciones quirúrgicas y de urgencia a animales. En este sentido, colabora en la preparación previa a la cirugía y se asegura de proporcionar los cuidados necesarios tras la intervención junto al equipo veterinario. Además, en el caso de que el animal quede hospitalizado, el ATV da cobertura a sus necesidades en higiene, administración de medicamentos, alimentación e hidratación, etc.

Asistencia en radiografías y ecografías

Realizar radiografías y ecografías es otra tarea en la que participa el ATV veterinario. Este profesional conoce la operativa y las medidas de seguridad que se deben tomar en la aplicación de este tipo de pruebas que facilitan llegar a un diagnóstico.

El papel del asistente técnico veterinario en la gestión de una clínica veterinaria 

Como hemos visto a través de sus funciones, el papel del asistente técnico veterinario es esencial para brindar soporte a los veterinarios y asegurar la atención primaria de los animales. Este profesional facilita el trabajo al veterinario y, al mismo tiempo, recibe y genera confianza a los clientes y a sus mascotas en la atención en consulta.

Asimismo, el ATV también desempeña un rol fundamental en la gestión administrativa de una clínica veterinaria. En este caso lleva a cabo tareas como:

  • Recibir a la mascota y el cliente, registrar sus datos y dirigirlos a la consulta.
  • Recoger información de valor previa a la visita, informar acerca de presupuestos y de procedimientos a los que se debe someter al animal.
  • Mediar entre el personal del centro, los clientes y los gerentes para asegurar el buen funcionamiento del centro veterinario.
  • Generar facturas y gestionar cobros.
  • Clarificar las pautas de tratamiento marcadas por el veterinario para hacer más comprensible aquella información de carácter más técnica.
  • Realizar un seguimiento del caso del animal que ha estado en consulta y mantener el contacto con el propietario para supervisar el estado de salud de la mascota.
  • Programar citas y hacer recordatorios de las visitas.

Diferencia entre asistente técnico veterinario (ATV) y auxiliar de clínica veterinaria

El ATV veterinario trabaja siguiendo las indicaciones del veterinario y sus funciones son muy similares a las de un asistente técnico en enfermería. Las labores de un ATV requieren de mayor formación y capacitación, ya que se implica de forma directa en las consultas, colaborando en los procedimientos aunque sin determinar diagnósticos ni tratamientos en ningún caso. Además, como hemos visto, también puede participar en la gestión de tareas administrativas de la clínica veterinaria.

En cambio, el auxiliar de clínica veterinaria se enfoca más a mantener en correctas condiciones el funcionamiento de la clínica: gestión de agenda, atención telefónica, administración de documentación, reposición de stock de productos, mantenimiento de las instalaciones, etc.

Así pues, la principal diferencia ente el ATV y el ACV es que el primero, más allá de las tareas administrativas del asistente, también desarrolla labores más concretas (administrar medicación, manejar al animal, gestionar muestras, preparar pruebas de radiología, etc.).

Estudiar el curso de asistente técnico veterinario

Si estás buscando cómo ser ATV, en Escuela de Postgrado de Veterinaria te damos la oportunidad de especializarte con nuestro curso de asistente técnico veterinario online. Un programa formativo que te permitirá desarrollar las competencias necesarias en la asistencia veterinaria. Para ello profundizarás en las siguientes áreas de estudio:

  • Conocimientos generales acerca de la práctica veterinaria.
  • Anatomía y fisiología.
  • Medicina veterinaria en la asistencia clínica.
  • Medicina preventiva y terapéutica.
  • Vacunas en animales domésticos.
  • Gestión de pacientes en la clínica veterinaria.
  • Primeros auxilios en veterinaria.
  • Sujeción y contención de animales.
  • Signos y expresiones del comportamiento animal.
  • Exploración del animal y técnicas de imagen para su diagnóstico.
  • Patologías y enfermedades veterinarias.
  • Técnicas de laboratorio veterinario.
  • Intervenciones quirúrgicas.
  • Hospitalización y rehabilitación veterinaria.
  • Métodos legales de la eutanasia.
  • Funcionamiento de una clínica veterinaria.

Por otro lado, teniendo en cuenta todas las tareas que ejecuta, más allá de una formación actualizada y cualificada, el ATV debe tener ciertas habilidades. Por ello, nuestro programa formativo está enfocado a promover ciertas aptitudes clave de este perfil profesional, como es la empatía, los dotes para la comunicación y la capacidad para gestionar emociones, ya que en consulta se viven situaciones complicadas que requieren de una mayor fortaleza emocional.