¿Has escuchado hablar de la dieta BARF? Existe cierta controversia acerca de este tipo de alimentación para perros. ¿Es realmente beneficiosa para la salud de los caninos? ¡Lo vemos, a continuación! También puedes formarte con nosotros para obtener un conocimiento más profundo al respecto. Amplía tu experiencia académica en el ámbito con el Máster MBA en Dirección y Gestión de Clínicas Veterinarias y convertirte en un experto/a en el sector.

¿Cuál es la dieta BARF?

La dieta BARF (Biologically Appropriate Raw Food) es una forma de alimentación en animales domésticos que se basa en la ingesta de alimentos crudos.

Esta dieta fue propuesta por el veterinario Ian Billinghurst partiendo de la idea de que los perros están diseñados para comer productos crudos al ser descendientes de los lobos. Este tipo de alimentación se compone en un 80% de proteína de origen animal y en un 20% de frutas y verduras, aproximadamente. Más específicamente, la dieta BARF para perros se basa en esta administración:

  • 60% de huesos con carne y músculo. En el caso de que el perro no mastique bien los huesos, tritúralo bien. También es importante que abunde la variedad de huesos con carne (ave, ternera, pollo, pavo…).
  • 25% de carne magra (también puede incluirse el pescado).
  • 15% frutas y verduras crudas, huevos y vísceras. Hay que evitar que coman uvas, cebollas, ajo o aguacate.
  • Sin conservantes y sin cereales.

Ventajas de la dieta BARF para perros

Los principales pros de alimentar a tu perro con esta dieta son los siguientes:

  • Se incrementa su apetito, ya que la variedad en la alimentación le motivará más a comer.
  • Mejora la consistencia de las heces.
  • Aumenta su energía y vitalidad.
  • Su pelaje se fortalece y se vuelve más sano y con más brillo.
  • Disminuye su mal aliento y se contribuye a una mejor limpieza dental.
  • Aumenta su masa muscular.
  • Mayor resistencia a parásitos internos y externos.

Y ¿las desventajas?

Como todo, también es importante contemplar los contras que supone este tipo de alimentación para perros. ¡Toma nota!

  • Es indispensable enriquecer su dieta con productos de buena calidad.
  • Hay que vigilar más las proporciones de los alimentos y asegurar que el animal tiene cubiertas todas sus necesidades nutricionales.
  • Esta alimentación supone un mayor control de la higiene de los alimentos para bacterias y parásitos en el comidas.
  • No se aconseja cambiar la alimentación basada en pienso a la dieta BARF de forma repentina. De hacerlo así, se pueden dar graves problemas digestivos en tu mascota. El cambio deberá ser progresivo y la transición durará más o menos unas dos semanas.

En cualquier caso, como sucede en las personas, la alimentación juega un papel esencial en la salud y bienestar de los animales. Por ello, es de vital importancia escoger un tipo de nutrición saludable y adaptado a sus necesidades. Antes de decidirte por esta dieta o cualquier otra para alimentar a mascota, consulta con el veterinario si este plan nutricional es realmente apropiado para ella.